Hemos acabado con los bichos por el momento…

Publicado 14-11-2007 by María Arenaza

No he tenido mucho tiempo para escribir últimamente, porque me he dedicado por entero al exterminio de esos bichos asquerosos… Nuestros “Carpet beetles”.

Primero, decir que no está claro que fueran larvas de “carpet beetles”. Como la empresa que iba a venir el lunes  a ver los bichos me dejó plantada, me fui con unas cuantas larvas a unas oficinas (del ayuntamiento y la universidad) especializadas en plagas, para que me dijeran qué especimen tenía en casa y como eliminarlo (además de con una empresa de exterminación, claro). Llegué con mi taper de bichos, y un caballero que estaba allí los miró como si él tuviera un patatal y estuviera viendo el peor parásito de la patata existente. Casi me da algo. Le comenta algo en secreto a su colega, se suma otra dama, y otra más. Todos con cara de confusión y sumando unos 280 años en conjunto. Les pregunté qué pasaba porque  mi corazón estaba a punto de reventar. Y descubrí que “mayormente” no tenían ni idea de qué bicho tenían entre manos. Se pusieron a buscar en libros (de la postguerra.) y no lo localizaban. Por allí no se veía ni un ordenador… Cuando ya me estoy marchando confiando en que me llamarían cuando lo descubrieran, sale uno corriendo con un dibujo en la mano diciendo que igual son “carpet beetles”. Pero me llamarán. ¡Todavía estoy esperando!

Desesperada porque tengo una especie super tropical y super rara en casa, me pongo a lavar absolutamente toda la ropa que hay en casa. Con agua caliente y un producto que un  exterminador me recomendó por teléfono. Unas cosas encojieron, otras se destiñeron y otras sólo se limpiaron (por suerte…). Y todo “patas arriba”, lleno de ropa que no sabía ya donde colgar porque no podía estar ni en el suelo ni en los armarios. ¡Un desastre!

El martes tenía cita con dos empresas de exterminio. Llegó el primer listo y según ve el taper me dice. “Yes, yes. Son Bed Bugs!” (Nosotros inicialmente pensabamos que eran “bed bugs”, y cuando fijamos la cita les dijimos que creíamos que teníamos “bed bugs”. Son unos bichitos diminutos que anidan en la cama y alrededores y salen una hora antes del amanecer a comerse vivo a quien quiera que duerma en la cama. Y lo dejan como si tuviera sarampión.) Yo, que ya sé más de “Bed bugs” que su propia madre (y me dió un montón de seguridad la afirmación del individuo),  le comenté en plan clienta repelente y sabelotodo que cómo era posible que fueran “bed bugs” si sólo me pican a mí, no están en la cama sino en el suelo, sólo me pican algunos días y (lo más importante y definitivo) se parecen tanto a los “bed bugs” como un perro a una rana. El tipo reconoció estar perdido. Le enseñé un “bed bug” de internet y una larva de  “carpet beetle”, con lo que decidió que debía de ser eso. ¡Super tranquilizador!

Seguí lavando todo lo que encontraba a mi paso, excepto la moqueta, para que los exterminadores pudieran identificar mi plaga.

Llegó el otro tipo, y directamente afirma no tener ni idea de qué podía ser eso. ¡Así que mierda! Otra vez le tengo que enseñar mis fotos y contar mis teorías sobre los “carpet beetles”. Le encantó mi trabajo de investigación y decidió que lo que teníamos en casa eran “carpet beetles”. Ante tanta incompetencia acumulada, decidí que iba a aspirar todos los bichos y cualquier exterminador vendría después a echar lo que fuera que pudiera acabar con el resto de animales inidentificados.

Aspiré tan al milímetro, que cuando vino el exterminador, el jueves, no fué capaz de encontrar ni un bicho.

Camion de la empresa de exterminio

Fue super gracioso, porque llegó el tipo, puso algo por las uniones moqueta-pared y acabado. Yo, que a veces tengo dudas, le pregunté qué pasaba con los bichos que pudieran estar en medio de la moqueta. Y me dijo que ya los aspiraría yo. Y que si quería él podía poner un producto por toda la moqueta, pero me tenía que ir 4 horas de casa. Ese tío no había entendido bien que su función era matar todo lo que estuviera vivo en mi casa (sin contarme a mí). Así que le dije (bien despacito, para que lo captara) que yo me iba las 4 horas. En 2 minutos, ya había fumigado y mientras estabamos fuera de casa haciendo cuentas, descubro (por preguntar otra vez) que no tengo por qué irme de casa, porque el producto no es tóxico. Vale con que no pise la moqueta. Definitivamente concluí que ese tipo sólo podía ser imbécil… 

A todo esto, yo dormí tres días en el sofa (porque en la parte de abajo no había bichos) y Gabi sólo uno (como a él no le picaban, decidió que no valía la pena el sacrificio y podía dormir con los bichos). Durante toda la semana, me picaba todo continuamente, tenía el estómago encojido, la piel de gallina todo el día y mucho, pero mucho DESASOSIEGO (¡Toma palabra! Pero eso era lo que yo tenía…).

Desde el jueves no hemos vuelto a ver ni un sólo bicho, aunque el exterminador nos dijo que los veríamos durante dos semanas más, por tema de huevos convirtiéndose en nuevas larvas. ¡Que sabrá! 


2 Comentarios a: “Hemos acabado con los bichos por el momento…”

  1. Covadonga escribe:
    Publicado: 15-11-2007 a las 3:33 am

    Menos mal que te tenían a ti para investigar. Yo creo que después de esto, puedes enviar tu CV al CSI. Menos mal que la plaga se acabó. Nos alegramos un montón!!! Besos

  2. basket nike blazer vintage escribe:
    Publicado: 18-01-2014 a las 9:33 am

    basket nike blazer vintage…

    Fencing is one more regularly overlooked security feature in baseball. Any fencing that is certainly pulling away from your assistance submit need to be preset speedily and effectively to assist protect against damage. Care should certainly also be tak…


Publica comentario

Introduce tus detalles:


  • Si es tu primer comentario, debe ser moderado.
  • Si tu comentario incluye un link, este requiere aprobacion del moderador.
Introduce tus comentarios:


Note: This is the end of the usable page. The image(s) below are preloaded for performance only.